jueves, 24 de septiembre de 2009

Sepelios de delincuentes un tenebroso ritual, donde hay tantas armas como dolientes.

En Caracas, los sepelios de delincuentes se han convertido en un tenebroso ritual; el cortejo fúnebre en homenaje póstumo puede ir acompañado de ráfagas de disparos, armas de diversos calibres, drogas, alcohol, salsa, reggaetón o vallenato; según haya sido el gusto del difunto.

Camino al cementerio toman a su antojo lo ancho de las autopistas por donde ha de transitar el cortejo, impidiendo la circulación de vehículos y generando inmensas trancas; no faltaran aquellos que a bordo de sus motos de baja cilindrada hagan gala de sus destrezas y maniobras; mientras que otros se dedican a exhibir sus herramientas de trabajo disparándolas con total impunidad.

Con frecuencia las autopistas de la capital que conducen en dirección a los Cementerios General del Sur o Jardines El Cercado vía Guarenas-Guatire se convierten en los escenarios más propicios para dantescos rituales.

Tampoco faltará la necesidad de rendirle un bonito homenaje al muerto, por lo cual procedan en ejecutar una serie de robos y atracos a los conductores que han quedado atascados tras el cortejo; especialmente bajo la sombra y oscuridad de los túneles de las autopistas.

Abarrotados de los objetos robados, alcohol y drogas; ya en el cementerio, proceden a descargar todas sus armas y es en ese preciso momento cuando se pueden contabilizar tantas armas como dolientes.

Para aquellos empeñados en que la inseguridad es un problema de percepción y campañas mediáticas acá una evidencia de lo anteriormente expuesto.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Una memoria USB que protege su contenido a cualquier precio: así sea autodestruyéndose.

Memoria USBLas memorias USB, mejor conocidas como pendrive constituyen un diminuto dispositivo de almacenamiento de información y transporte de datos que ha venido desplazando las formas del almacenamiento portátil ya existentes como los disquetes, discos compactos y los DVD.

Estas memorias que fueran inventadas por IBM en 1.995, como reemplazo de las unidades de disquete para su línea de productos ThinkPad, se han convertido hoy día en un aliado imprescindible de nuestras vidas; por ser ligeras, pequeñas, sumamente practicas al copiar y grabar información, así como económicas y fáciles de portar.

Pero el robo, hurto o simple extravió de un pendrive, puede poner en riesgo la información; por lo cual se han diseñado dispositivos USB que facilitan la protección de la información allí almacenada impidiendo el acceso a los datos a través de la generación de una clave.

Recientemente, los avances tecnológicos han puesto a nuestra disposición una memoria conocida como Personal Pocket Safe USB Drive, especialmente creada para proteger contenidos.

Este novedoso dispositivo de almacenamiento incorpora un teclado numérico para acceder al mismo a través de una clave –con capacidad de encriptación de 256 bits- y su objeto es mantener la confidencialidad y protección de los datos e información a cualquier precio; ya que si el dispositivo intenta ser violado se autodestruye para evitar que la información sea conocida.

A los fines de la seguridad de la información, dada por la vulnerabilidad de este tipo de dispositivos, este pendrive parece ser una buena contramedida de protección.

jueves, 10 de septiembre de 2009

Sealock la barra que bloquea y cierra un contenedor de carga, próximamente en Venezuela.

SealockEn el comercio global son empleados los contenedores para facilitar el transporte de mercancías dada su maniobrabilidad, fácil manejo y seguridad. Sin embargo su contenido está expuesto a riesgos de saqueos, hurtos, robos y actos vandálicos a pesar de los controles empleados.

Dentro de las prácticas mas comunes empleadas por las bandas delictivas durante el almacenamiento y transporte terrestre en Venezuela, encontramos el robo del contenedor a mano armada y/o el hurto del contenido con ayuda del conductor o la delincuencia.

Como contramedida de protección para minimizar estos riesgos se diseñaron entonces los precintos y sellos de seguridad, pero rápidamente los delincuentes se percataron que con una leve manipulación, muchos de ellos se podían abrir y cerrar sin dejar rastro.

Pero desde el año 1.995 la empresa americana Sealock Security System inventó un dispositivo mecánico bautizado como Sealock, que responde en atender y superar las debilidades de los precintos y sellos de seguridad empleados en la protección de contenedores.  Desde, entonces el Sealock ha logrado alcanzar varios premios y certificaciones, entre la que destaca la certificación otorgada por BASC (Business Alliance for Secure Commerce).

Fabricado íntegramente en acero, Sealock necesita de una herramienta eléctrica además de una cizalla para su remoción, mientras que todos los componentes de la barra tienen la misma numeración para prevenir alguna sustitución.

Eduardo Flores, Presidente de CORINPROINCA empresa que introducirá el producto en el mes de octubre en el Segur Show 2009 en Venezuela, señala que “ajustando el Sealock a las barras de las puertas del contenedor, se evita el acceso no autorizado a su contenido, lo cual contribuirá a minimizar las pérdidas en mercancía por concepto de hurto y fraude”.

Finalmente, agrega Eduardo Flores que “el Sealock constituye una solución combinada, ya que precinta y bloquea el ingreso al contenedor con un solo dispositivo, convirtiéndose en el dispositivo más seguro en la protección de contenedores que ha logrado alcanzar la Certificación BASC optimizando las medidas de control que apoyan la seguridad en el transporte y la cadena logística”.

sábado, 5 de septiembre de 2009

En cuanto a las Normas y Procedimientos para el Control de las Empresas de Vigilancia Privada en Venezuela

Guardias de Seguridad Muchas han sido las especulaciones relacionadas con la reciente publicación en Gaceta Oficial Nº 39.251 del 27 de agosto del 2.009, de un conjunto de Normas y Procedimientos emanados de la Dirección de Armas y Explosivos de la Fuerza Armada para el Control y Funcionamiento de las Empresas de Vigilancia Privada, Protección y Transporte de Valores; especulaciones que tan sólo han contribuido a sembrar un clima de zozobra y confusión entre clientes, empresarios y la ciudadanía alrededor del destino de tal actividad y la legalidad de las empresas que en la actualidad ejecutan tales servicios.

Desde 1.975, fecha en que fuera publicado en Gaceta Oficial Nº 30.597 el Decreto 699, Reglamento de los Servicios de Vigilancia Privada, Protección e Investigación; el Ejecutivo Nacional por órgano del Ministerio de Relaciones Interiores se reservó la potestad de autorizar, supervisar y controlar el sector de Vigilancia Privada y Transporte de Valores en Venezuela.

Fue así entonces, cuando este Ministerio dio inicio a una serie de Actos Administrativos conocidos como Resoluciones o Resueltos donde se comienza a otorgar la autorización a diversas empresas del sector privado para ejecutar labores Vigilancia, Protección de Propiedades, Traslado y Custodia de Valores previo una serie de requisitos de obligatorio cumplimiento.

Así mismo, el mismo Decreto 699 “aún vigente”, faculta también el empleo y regula el tipo de armas destinadas a dichas labores cuya compra, tenencia y porte debe regirse por la Ley de Armas y Explosivos; mientras que la fiscalización de las armas recaía conjuntamente entre el Ministerio de Relaciones Interiores y Ministerio de la Defensa. Fue en ese entones, cuando la Dirección de Armamento de la Fuerza Armada (DARFA) comienza a actuar como órgano auxiliar a los efectos de la supervisión y control de las armas; creando el Registro de las empresas de Vigilancia Privada y Transporte de Valores, asignándoles un numero de registro a cada empresa conocido como VP, que debe estar remarcado en las armas permisadas.

Mediante el mismo Decreto, surgen entonces las primeras disposiciones que comienzan a regular y procedimentar el uso de uniformes, las armas, su marcaje, tenencias y porte, los libros y parques de armas; así como la fiscalización anual de ambos entes rectores para el sostenimiento de la permisología correspondiente.

Pero en el año 2000, una vez promulgada la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el Artículo 324 le confiere a la Fuerza Armada Nacional la “potestad exclusiva” de reglamentar y controlar la fabricación, importación, exportación, almacenamiento, tránsito, registro, control, inspección, comercio, posesión y uso de otras armas, municiones y explosivos.

De modo que, si bien es cierto que la Providencia recientemente aprobada incorpora un reducido grupo de nuevas disposiciones a las ya existentes; el grueso de las normas y procedimientos son archiconocidas por los profesionales del sector ya que anteriormente eran Instructivos y Directrices de obligatorio cumplimiento ante la Dirección de Armas y Explosivos y/o la Dirección de Control de los Servicios de Vigilancia Privada del MRIJ.

En fin, podemos señalar que en la actualidad para operar en Venezuela como empresa de Vigilancia Privada se requiere en primer lugar la Autorización expresa del actual Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia; y sí, y solo sí; ésta empresa emplea armas de fuego debe estar también registrada y autorizada por la Dirección de Armas y Explosivos.

Cierto es que en la actualidad, ante la inexistencia de una Ley de Seguridad Privada, la discrecionalidad de los funcionarios y la demora de ambos entes rectores en atender las solicitudes introducidas por las empresas de Vigilancia Privada; un grueso de ellas se encuentren actualmente en proceso de renovación.

martes, 1 de septiembre de 2009

La recesión ha incrementado el fraude corporativo: “tiempos desesperados; da lugar a medidas desesperadas”.

Fraude Corporativo

Según un reciente estudio divulgado por la Revista Financial Adviser, ha develado que el número de robos y fraudes cometidos en el lugar de trabajo se ha incrementado en un 69% en el primer semestre de este año, en comparación con el segundo semestre del 2008.

Estas cifras son el resultado de un estudio elaborado por CIFAS, una organización sin fines de lucro del Reino Unido dedicada a la Prevención del Fraude e intercambio de información sobre productos, servicios o de empleo, que se consideran fraudulentos; cuenta con más de 260 miembros afiliados dentro de los que se incluyen empresas del sector Bancario, Tarjetas de Crédito, Seguros, Telecomunicaciones y Finanzas.

Según Peter Hurst, Presidente Ejecutivo de CIFAS, estas cifras demuestran claramente los efectos de la recesión económica; que entre más se profundiza, más gente se está incorporando a la actividad fraudulenta.

Por otro lado en nuestro continente, otro estudio llevado a cabo por la firma auditora KPMG revela a través de un análisis sobre Corrupción y Fraude en México que 77% de las empresas dicen que han vivido un caso de fraude en el último año.

Según CIFAS, aunque el fraude es tradicionalmente visto más como una actividad masculina; las cifras revelan en el Reino Unido un aumento dramático en el número de mujeres inmersas en este tipo de delito; mientras que en México prevalece la figura masculina compuesta por jóvenes entre 25 y 35 años.

Otro reciente estudio de la Agencia de Investigación Kroll, Economist Intelligence Unit (EIU) concluye que “el 80% de empresas ha sufrido fraude corporativo en los últimos tres años y advierten que el problema es cada vez peor”.

El panorama mundial resulta desalentador, diversos especialistas en Control de Fraude coinciden en señalar que la recesión económica actual y el resquebrajamiento de los principios y valores de la sociedad han incrementado el fraude corporativo; traducido en robo de activos e información, corrupción, sobornos, conflictos de intereses, malversación de fondos y fraude financiero.

Finalmente agrega Peter Hurst que, “tiempos desesperados, da lugar a medidas desesperadas” hay muchas formas de cometer el fraude y debemos estar atentos en momentos difíciles; por lo cual hoy día las empresas necesitan incrementar los controles para asegurar que estas, sus empleados y sus clientes no sean víctimas del fraude.

Documental Mundo Extremo Venezuela

Entradas populares