domingo, 30 de enero de 2011

Al estilo de la edad media, el narco mexicano usa catapultas para traficar droga

BBC Mundo.- Hay "narcotúneles" e incluso "narcosubmarinos". Pero el hallazgo en la frontera entre México y Estados Unidos de una catapulta como las usadas en la Edad Media revela que los traficantes recurren también a métodos más rudimentarios.

El pasado viernes por la noche, las cámaras de video vigilancia de la Guardia Fronteriza de Estados Unidos sorprendieron a un grupo dispuesto a lanzar paquetes de marihuana por encima de la valla metálica fronteriza, desde los alrededores de la ciudad de Naco, en Sonora.

El aviso a las autoridades mexicanas por parte de la Guardia Fronteriza y la Guardia Nacional de Arizona frustró el vuelo de los poco más de 20 kilos de droga y desató la fuga de estos "traficantes del medievo".

"En esta zona de la frontera suele haber intentos para introducir droga a EE.UU., aunque ésta es la primera vez que encontramos un artefacto de este tipo", le informó a BBC Mundo la oficina en Tucson de la Agencia de Aduanas y Protección de Fronteras de EE.UU..

Ingeniería clandestina

Catapulta

Militares probaron la catapulta tras ser decomisada.

Aunque en esta ocasión el artilugio haya sido de inspiración medieval, no es raro encontrarse con ingeniosos métodos para introducir clandestinamente drogas y otras mercancías desde México al vecino norteño, mucho más eficientes y discretos que la catapulta de Sonora.

Quizás uno de los casos más sofisticados es el de los llamados "narcotúneles", excavaciones de hasta un kilómetro de largo que cruzan la frontera, generalmente en ciudades como Tijuana o Nogales.

Allí, la gran concentración urbana facilita la construcción disimulada de estas obras de ingeniería subterránea, que en ocasiones cuentan con iluminación y rieles para transportar la mercancía en vagones.

Los primeros pasadizos se empezaron a descubrir hace 20 años. En noviembre, las autoridades encontraron un túnel de 27 metros de profundidad por el que llegaron a pasar hasta 12.000 kilos de marihuana.

clic Lea también: Viaje al centro de un narcotúnel

 

Dentro de tiburones

Pero el ingenio del narco no se limita a colar su mercancía por aire y bajo tierra.

En 2008, la Armada de México encontró un submarino de 10 metros de eslora cargado de cocaína en las aguas de Oaxaca, en la costa sur del Pacífico.

Y en junio de 2009, la Secretaría de Marina anunció la incautación de más de una tonelada de cocaína escondida en el interior de tiburones congelados.

 

Fuente: Ignacio de los Reyes; BBC Mundo, México

sábado, 22 de enero de 2011

Hampa “Clona” los controles de apertura a distancia del Sistema de Alarmas para acceder al interior de su vehículo.

Bandas delictivas han conseguido vulnerar los dispositivos de apertura a distancia de los Sistemas de Alarma de vehículos que son aparcados en diversos estacionamientos públicos de la ciudad, usando frecuencímetros y controles universales que se emplean para hacer “copias ó clones”.

De esta forma, logran “clonar o copiar” los controles de apertura, abrir el vehículo y sustraer cualquier pertenencia de valor que se encuentre en el mismo; sin emplear ningún tipo de violencia.

En diversos estacionamientos públicos de los Centros Comerciales más frecuentados de la ciudad, pululan las denuncias de centenares de víctimas a las cuales extrañamente le han abierto su vehículo y sustraen de su interior las compras u objetos de valor. Todos se preguntan: ¿Cómo sucedió si active el Sistema de Alarmas y la puerta no fue forzada?

Pues los controles remotos empleados por los Sistemas de Alarma para la apertura a distancia de los automóviles o puertas automatizadas, emiten señales de radiofrecuencia (RF) que poseen códigos medibles (fijos y variables); que sirven para ajustar el alcance de los mismos.

Algunos de estos dispositivos de clonación son comercializados y distribuidos por ferreterías, tiendas de electrónica, instaladores de alarmas y equipos de sonido para autos, entre otros; siendo compatibles con un sin número de diversas marcas y modelos de Sistemas de Alarma. Lo más preocupante, es que los equipos y las instrucciones para realizar este tipo de delitos se encuentran en la web al alcance de cualquier internauta.

Uno de los “modus operandi”, requiere del control original para realizar una “copia o clon”, pero tan sólo basta unos minutos que haya dejado sus llaves y el control a algún parquero para qué éste obtenga la codificación.

Otro “modus operandi” consiste en hacer un barrido al azar con estos dispositivos,  escaneando la frecuencia y clonándola para posteriormente abrir el vehículo. Son técnicas bien conocidas por el hampa en Europa y EEUU, trasladadas a Latinoamérica registrando casos conocidos de víctimas en Colombia y Venezuela.

En ambos casos, para cumplir con su objetivo, adicionalmente se requiere que sus controles emitan un código fijo, puesto que aquellos Sistemas de Alarma y apertura que emplean códigos variables ó rolling code, emiten un código bajo una secuencia algorítmica debidamente encriptada, capaz de ser calculada tan sólo por el receptor ubicado en el interior del vehículo.

De modo que antes de adquirir un Sistema de Alarma para su automóvil, consulte primeramente el manual de especificaciones técnicas, asegurándose que el sistema emplee códigos variables ó rolling code, evitando la instalación de alarmas genéricas ó universales con códigos fijo de fácil “clonación o copiado”.

jueves, 20 de enero de 2011

Conozca cómo operan los grupos delictivos dedicados a ofrecer “Dulces Sueños”.

Bajo una silueta femenina que seduce, una sonrisa seductora y la firme promesa de una noche placentera e inolvidable, se esconde la astucia del hampa latinoamericana para “echarle mano a su presa”.

Dulces sueños_thumb

Infografía cortesía de Diario El Comercio, Ecuador.

Artículos relacionados:

martes, 18 de enero de 2011

El robo de teléfonos en Venezuela es un “negocio multimillonario”

El Aragueño.- El hampa común no da tregua en las calles de toda Venezuela y es que el robo de teléfonos Blackberry se ha convertido en el delito preferido por los antisociales.

Según una entrevista realizada por el diario la Voz al sociólogo Luis Cedeño el robo de Blackberrys corresponde al alto costo que tienen estos dispositivos en el mercado nacional e internacional. “Es un negocio multimillonario porque muchos de estos equipos no terminan vendiéndose en el mercado secundario de Venezuela, sino de otros países”.

El experto señaló que mensualmente se presentan más de cien mil teléfonos robados, cifra no oficial dada por la gran cantidad de solicitudes de bloqueo de líneas que presentan los usuarios de este dispositivo.

Igualmente Mónica Fernández, Experta en Seguridad de la ONU, informó que el hurto de los teléfonos Blackberry se ha convertido en un crimen organizado “el robo del Blackberry es organizado por bandas que entran en contacto con las compañías que desbloquean los celulares y permiten su reactivación, sin garantías ni facturas”.

Fernández aseguró que este tipo de robo le resulta muy lucrativo a los delincuentes y de allí el repunte que ha tenido “un Blackberry en el mercado cuesta al menos 5 mil bolívares y si se roban por lo menos cinco teléfonos le ganarán mucho dinero. Por lo que resulta un negocio muy productivo para las bandas en alguna de las dos modalidades”.

jueves, 13 de enero de 2011

“El robo del siglo” ocurrió hace cinco años en un banco argentino

Lo que se trataría de un vulgar atraco terminó en uno de los hechos más recordados de la historia. El “robo del siglo” vivía su fama hasta que una despechada desbarató el mito.

La Verdad.- Hoy se cumplen cinco años de aquella tarde inusual en las calles de Buenos Aires, Argentina, y aún los delincuentes recién iniciados recuerdan con admiración aquella hazaña que 12 hampones lograron en el banco Acassuso de Río de la Plata y que los medios de comunicación calificaron como el “robo del siglo”.

Cinco sujetos ingresaron a la 1.00 de la tarde a la sucursal bancaria. Exhibieron sus armas largas, pidieron calma y colaboración a los 14 clientes y nueve empleados que estaban allí.
Uno de los clientes comentó luego al diario El Clarín que los delincuentes fueron respetuosos. Los arrinconaron en la parte baja del edificio y les pidieron cordura.

Ya habían neutralizado a los vigilantes y los cajeros estaban dispuestos a dar lo que pidiesen cuando se encendió la alarma y 200 policías rodearon la zona donde había, según los medios televisivos, decenas de rehenes en peligro.

El atraco se convirtió en un reality show. Desde afuera, según los espectadores, solo se veía a un hombre negociar con los oficiales. Pasadas las 5.00 de la tarde, los atracadores pidieron pizza y refresco para los rehenes y luego soltaron a dos.

Afuera estaban cientos de curiosos, familiares, oficiales, medios de comunicación y analistas. A las 7.00 de la noche la Policía irrumpió de golpe en el edificio contra las peticiones de los parientes de las víctimas. Entraron apuntando a zonas aleatorias y buscando a las 23 personas sometidas por los atracadores.

Lo que vieron los oficiales fue el inicio de un mito que terminaría meses después, pero que sigue entre las intenciones cinematográficas locales y se mantiene como un ejemplo de organización criminal: los rehenes estaban distribuidos en las oficinas y los delincuentes tenían horas de haber huido con el botín.

Del siglo
Las averiguaciones arrojaron que cinco hombres ingresaron armados al lugar; mientras uno de ellos se hacía pasar por rehén, dos estaban entre los espectadores y los oficiales, uno los esperaba en el vehículo y otros dos estaban en el túnel por donde escaparon.

Cuando se escucharon las alarmas, uno de los atracadores fingió negociar la liberación de los rehenes mientras los otros cuatro entraban al Tesoro. De allí se llevaron 600 mil pesos. Luego se fueron a la zona de las cajas personales y saquearon 143 de las 400 que existían en el banco. Escogieron las más grandes y solo se llevaron el efectivo. Desestimaron las joyas y bolígrafos de oro por el peso. Llevaban más de 300 kilos en puros billetes. Se cree que cargaron con 30 millones de dólares.

Uno de los delincuentes pidió a los rehenes que avisaran a sus familiares para así lograr el gran conglomerado en las afueras y evitar una entrada violenta y sangrienta de la Policía. Luego los distribuyeron por áreas, de forma que entre los grupos no se pudieran ver. Los encerraron.

Los rehenes no se atrevían a salir; los que estaban en un lugar, pensaban que los atracadores estaban con otro grupo, y si pretendían salir les dispararían. El miedo de las víctimas los mantuvo en el lugar hasta que llegó la Policía.

Los oficiales estaban atónitos. No había rastro de los asaltantes. Se llevaron todo el dinero. En el área de Tesoro dejaron dos pistolas de juguete con un poema en papel: "En barrio de ricachones, sin armas ni rencores, es sólo plata y no amores."

Un oficial despegó un mueble de la pared y vio el gran hueco que habían hecho durante la supuesta negociación. El túnel los llevaba a través de un desagüe al río de La Plata. Antes de irse, los hampones dejaron una granada en el techo para simular que habían escapado por ahí. Lanzaron dos en la entrada del túnel para provocar daños y obstaculizar la entrada y en la orilla.

Ya fuera de la sucursal y a un paso de la calle, encontraron los funcionarios dos balsas de goma con un motor, por donde sacaron los 300 kilos de dinero. Luego abordaron un carro robado unas horas antes y huyeron.Aparentemente, tres supuestos trabajadores de Aguas de Argentina construyeron el túnel durante dos meses.

Fama
El poema que dejó la banda, copiada de un atraco similar registrado en París en los 70, catapultó a los delincuentes a la fama y a la inmortalidad en los medios.

Las víctimas coincidieron en que eran hombres serios, respetuosos y seguros de lo que hacían. Una de ellas, abogada de 56 años, contó a La Nación que su teléfono no dejaba de sonar. Le contó a uno de los armados, después de sentir su mirada penetrante, que era su cumpleaños y que le estaban escribiendo para felicitarla. Los atracadores se unieron y junto con el resto de los rehenes le cantaron el cumpleaños.

La caída
Fue justo un año después cuando Alicia Di Tulio lo dijo todo. En un ataque de despecho, informó a la Policía que su marido, Rubén Alberto de la Torre (56), la abandonaba por Silvia Liliana Hernández y se iba a Paraguay con el botín. Especificó los detalles con el propósito de que lo agarraran antes de que se fuera con una mujer más joven.

El resto de los involucrados eran: José Julián Zalloecheverría, alias "Gordo Julián" (51), Fernando Araujo (41) y Sebastián Norberto García Boslter (40), alias "Marciano" o "Ingeniero". El resto no fue identificado, aunque investigaron también al hijo de De la Torre, su madre y a Mario Vittete Sellanes, quien más tarde compuso una canción inspirada en el caso.

“Beto”, como le llamaban a De la Torre, formó parte de la superbanda en los años 80, que se dedicaba a los atracos y que nunca fue desmantelada. Otro de ellos, García, fue en los 90 el aprendiz de los Hombres Arañas, que dieron más de 50 duros golpes y huían trepando por las paredes a través de cuerdas.

Para la fecha, a cinco años del caso, no existe ningún detenido. A los cinco que fueron a prisión les dieron libertad condicional y el juicio no ha terminado. Mientras tanto, las autoridades solo han podido recuperar un millón de dólares de los 30 que se habrían llevado esa tarde calurosa del país austral.

Por Juan José Faría

Documental Mundo Extremo Venezuela

Entradas populares